¿Has oído hablar de las famosas lumbres de Laroya? Si aún no las conoces, desde Reul Alto os vamos a contar en que consisten y seguro que a partir de ahora, año tras año nos acompañareis en esta tradición.

Como bien sabéis la fiesta de las “Luminarias” se celebra la noche del 16 de enero en distintos pueblos de España (bueno en Laroya siempre cambiamos la fecha para que caiga en fin de semana y nos puedan acompañar mas vecinos y visitantes), en honor a San Antonio Abad tiene una tradición agrícola y ganadera, ingredientes esenciales de la economía familiar de nuestro pueblo.

Os preguntareis en que consiste esta fiesta de “Luminarias” o las famosas “lumbres”. Pues allá vamos: desde tiempos remotos, el fuego se ha entendido como un elemento protector y purificador. Por lo tanto las lumbres de San Antón cumplían esa misión protectora con los animales del campo (librándolos de posibles males y enfermedades), elementos clave para la subsistencia de los trabajadores de la tierra.

Actualmente en Laroya se hace una gran lumbre en la calle, a la que acuden todos los vecinos del pueblo, en torno a ella se congregan familias, vecinos y amigos en un ritual de unión y fraternidad. Para encender la lumbre se preparan distintas ramas procedentes de las podas de los árboles, maderas de desecho, cañas y algún que otro mueble que ya no sirve para nada; material combustible que en días anteriores van acumulando con entusiasmo los zagales y vecinos del pueblo.

La lumbre se suele encender en torno a las 8 de la tarde del día fijado, momento en el cual todos los asistentes acuden a ella y pueden cenar allí, ya que el Ayuntamiento de Laroya prepara carne y patatas para asar en las brasas de la lumbre y bebida para todos los asistentes como viene siendo la tradición. Es una tradición lúdico festiva que tiene la particularidad de servir de encuentro y diversión de distintas generaciones.

Ahora que sabes en que consisten nuestras lumbres de Laroya, ¿te las vas a perder?.