Un año más y Laroya sigue aquí, casi sin cambiar, pudiera parecer que estas en el Siglo pasado, apenas ha cambiado, su majestuosa Iglesia del Siglo XVI construida con materiales del pueblo y cocidos en la Tejera, destaca como el corazón del pueblo, en el 2009 se reparo de unas grietas causadas por sucesivos terremotos, incorporando un aliciente más para visitar nuestra Iglesia, y es que desde esas fechas, y debajo del altar, esta la Reliquia de San Ramón Nonato Patrón de los embarazos y Partos.

La torre como podéis observar esta un poco achatada con respecto al cuerpo, cuentan que el Marqués de los Velez que fue quien la mando construir, tenia un hijo trabajando, se callo y se mato, por lo que el marqués mando parar la construcción.

Esta noche como viene siendo costumbre, a eso de las 23,30 horas, nos iremos acercando a la plaza del pueblo, como es habitual en esta fecha, el ayuntamiento nos obsequiara con una bolsa de cotillón, uvas, y Sidra.  Todos juntos, celebramos la entrada del año nuevo, nos felicitamos, brindamos. Son momentos de añorar a los que no están, pero sobre todo de disfrutar con los que están, de reír, de acoger al forastero, de hacer PUEBLO.

PUEBLO con mayúsculas, vivir en un pueblo es algo especial, rodeados de naturaleza, donde cada semana ves un paisaje diferente, salir a pasear por los senderos llenos de hojas que caen en el otoño,  pisar la nieve que a veces nos visita en invierno, en primavera el campo florece y tenemos un verano fresquito por las noches, el verano es el reencuentro de las familias con los que viven lejos, la semana cultural el motivo para salir de casa, terminando con las fiestas de San Ramón Nonato y la Batalla de Moros y Cristianos

Otro día os hablare de las lumbre y las cuartetas…

¡RESERVA AHORA!